• info@apadrinaunsedentario.com

DOLOR LUMBAR (LOW BACK PAIN)

Warning: Illegal string offset 'my_title' in /usr/home/apadrinaunsedentario.com/web/wp-content/plugins/dpArticleShare/includes/core.php on line 66 Warning: Illegal string offset 'my_url' in /usr/home/apadrinaunsedentario.com/web/wp-content/plugins/dpArticleShare/includes/core.php on line 67
54d898882f384

En la sociedad actual, el dolor de espalda baja es un problema común, que la gente trata de compensar con un reclutamiento muscular diferente con el objetivo de estabilizar la columna (Cholewicki et al. 1999).

La intensidad del dolor determina la capacidad del deportista para competir, por eso la necesidad de obtener un diagnóstico apropiado para el tipo de lesión, es la clave para realizar un entrenamiento preventivo o de readaptación.

Las personas con este dolor lumbar, a menudo reducen la fuerza y la resistencia muscular, y por lo tanto ponen en peligro la estabilidad de la columna y la flexibilidad (Lee et al., 2011).

Una pobre resistencia neuromuscular se ha relacionado con la posibilidad de desarrollar dolor de espalda baja (Pitcher, Behm, & MacKinnon, 2007).

Factores que pueden predisponer a los deportistas a sufrir dolor lumbar, son el incremento de la longitud del tronco y las extremidades inferiores rígidas. Estas lesiones, tienen lugar un 80% durante la práctica, un 6% durante la competición y el 14% durante el acondicionamiento general. En cambio, más del 80% del dolor lumbar son de origen desconocido. (Parfrey et al., 2014).

La columna vertebral es una obra de la biomecánica, compuesta por una serie de segmentos espinales llamados vértebras, que tienen funciones como ejercer de motor primario en la locomoción humana. “Este complejo articular requiere de la capacidad de estabilización, que es la habilidad de cada segmento para resistir la translación o rotación en cualquiera de los tres planos”. (Iván Chulvi Medrano, 2011)

La columna vertebral es una serie de articulaciones intervertebrales enlazadas. La articulación se compone del disco intervertebral, sus dos facetas articulares, ligamentos concomitantes vasos y nervios. Está compuesta por dos columnas básicas, una anterior que comprende el disco y los cuerpos vertebrales, los ligamentos longitudinales acompañantes y la posterior, formada por las articulaciones de la faceta, lámina, proceso espinoso, ligamento amarillo y partes inarticulares.

Los movimientos de la columna vertebral son complejos y multidireccionales, realizados por músculos de esta región, los cuales deberán estar sincronizados para aportar el movimiento y la estabilidad. En la región lumbar, está compuesta por 5 vértebras. (Iván Chulvi Medrano, 2011) Captura

La inestabilidad lumbar se produce cuando la capacidad de los sistemas estabilizadores de la columna descienden en su capacidad funcional de mantener la región neutral sin generar deformaciones o dolores (Iván Chulvi Medrano, 2011). Para asegurar la estabilidad espinal lumbar el doctor Panjabi propuso un modelo de 3 subsistemas separados pero interrelacionados.

Esta formado por: El sistema activo conformado por la presión intraabdominal, fascia toracolumbar y músculos descritos específicamente como core.
El sistema pasivo es la columna vertebral y sus estructuras no contráciles.
El sistema neural.
Destaca la importancia del acondicionamiento y coordinación de los grupos musculares colindantes (Iván Chulvi Medrano, 2011).

Para poder llegar a entender el por qué de las lesiones, debemos conocer la biomecánica de la región lumbar.La columna vertebral tiene una forma lordótica, en la que el resultado de las fuerzas, suele consistir en una fuerza compresiva de carga vertical.El centro de gravedad del peso del cuerpo produce un efecto palanca por la distancia entre él y la columna. Las tensiones anormales pueden dar lugar a desgarros anulares de los discos o a fracturas por estrés.

Tres mecanismos de lesión a considerar son:
La compresión o carga de peso en la columna.
La torsión o rotación.
La tensión axial producida mediante un excesivo movimiento en la columna vertebral.
Algunas lesiones se pueden producir por traumatismos de golpes, como las fracturas.

Es importante entender la biomecánica de los ejercicios, ya que algunos pueden ser contraindicados para ciertas poblaciones (por ejemplo, aquellos con patologías de disco lumbar o la osteoporosis) (Escamilla et al., 2006).

La mayor parte de las lesiones lumbares entran dentro de la categoría del dolor mecánico, axial, de espalda o de las piernas.La mayoría de las lesiones lumbares son consecuencia de traumas repetitivos. Las hernias o protusiones son consecuencias de flexiones lumbares reiteradas con bajas cargas de compresión concomiantes (Duncan, M., 2009).

Un factor importante para determinar la etiología de las lesiones lumbares, es la edad. Ya que cuanto los deportistas son más jóvenes, son más propensos a sufrir fracturas por estrés, mientras que en el deportista maduro, sufren lesiones asociadas con traumatismos. Los problemas nerviosos periféricos son otro factor de riesgo, por esta razón se recomiendan estudios electromiográficos y de conducción nerviosa.

Con los programas de rehabilitación se pretende recuperar el control neuromuscular del transverso del abdomen, junto con otros estabilizadores como el multifidus (Saliba et al., 2010).

PLAN DE TRATAMIENTO NO OPERATORIO:

Un plan de tratamiento no operatorio se compone de varias normas básicas:

Detener la inflamación
Restablecer la fuerza
Restablecer la flexibilidad
Restablecer el acondicionamiento aeróbico.
Restablecer el equilibrio y coordinación.
Adaptar el programa de rehabilitación de un entrenamiento.
Reanudar lentamente la participación en el deporte.
Recuperar la función plena.
En la prevención de lesiones y mejora del rendimiento de la espalda para deportistas, es imprescindible un programa de ejercicios que se concentra en la fuerza y movilidad del tronco, además de en el equilibrio y la coordinación. La base del programa de estabilidad del tronco es hacer que el paciente encuentre una posición neutra, libre de dolor.

Con ejercicios del core, podemos restaurar la estabilidad a la columna vertebral, mediante la mejora de la co-contracción muscular y así protegerlo de las lesiones.

La clave de un fortalecimiento es la capacidad para mantener la columna en una posición segura durante la realización de los ejercicios de fortalecimiento. Si esto no sucede, el deportista puede sufrir una lesión. Se puede tener una musculatura fuerte, pero si no actúan en secuencia adecuada en el momento adecuado no ofrecen protección alguna lesiones (Lee et al., 2011).

BIBLIOGRAFIA
Cholewicki,J., S., A., & Radebold, A. (2000). Effects of external trunk loads on lumbar spine stability. Journal of Biomechanics., 33, 1377–1385.

Duncan, M. (2009). Muscle activity of the upper and lower rectus abdominis during exercises performed on and off a Swiss ball., 13(4), 364–7.

Escamilla, R. F., Babb, E., DeWitt, R., Jew, P., Kelleher, P., Burnham, T., … Imamura, R. T. (2006). Electromyographic Analysis of Traditional and Nontraditional Abdominal Exercises: Implications for Rehabilitation and Training. Physical Therapy, 86(5), 656–671.

Iván Chulvi Medrano. (2011). Actividad de los músculos paravertebrales durante ejercicios que requieran estabilidad raquídea. Universidad de Valencia.

Lee, T.-R., Kim, Y. H., & Sung, P. S. (2011). A comparison of pain level and entropy changes following core stability exercise intervention. Medical Science Monitor : International Medical Journal of Experimental and Clinical Research, 17(7), CR362–CR368. doi:10.12659/MSM.881846

Parfrey, K., Gibbons, S. G., Drinkwater, E. J., & Behm, D. G. (2014). Effect of head and limb orientation on trunk muscle activation during abdominal hollowing in chronic low back pain. BMC Musculoskeletal Disorders, 15, 52. doi:10.1186/1471-2474-15-52

Pitcher, M. J., Behm, D. G., & MacKinnon, S. N. (2007). Neuromuscular Fatigue During a Modified Biering-S?rensen Test in Subjects with and Without Low Back Pain. Journal of Sports Science & Medicine, 6(4), 549–559.

Saliba, S. A., Croy, T., Guthrie, R., Grooms, D., Weltman, A., & Grindstaff, T. L. (2010). Differences in Transverse Abdominis Activation with Stable and Unstable Bridging Exercises in Individuals with Low Back Pain. North American Journal of Sports Physical Therapy : NAJSPT, 5(2), 63–73.