Archivo de la etiqueta: actitud

Sedentario vs cazador de sueños ¿en qué se diferencian?

El ser humano se mueve por objetivos, metas, sueños, en definitiva, motivaciones. En el deporte ocurre lo mismo y tanto el deportista amateur como el profesional busca superarse a sí mismo y eso es lo que le motiva a seguir entrenando.

Partiendo de esta idea, es importante tener en cuenta que la psicología juega un papel importante en el día a día del deportista. Hoy por hoy el campo de la psicología deportiva está adquiriendo gran importancia. El deportista está respaldado por un conjunto de expertos en distintas áreas porque llegado a cierto nivel de rendimiento el mínimo aspecto marca la diferencia.

Centrándonos en este proyecto que une a entrenadores (facilitadores de sueños) y sedentarios o deportistas (cazadores de sueños), el factor motivación al adquiere gran importancia y es responsabilidad nuestra saber transmitir las ganas de competir o el afán de superación.

Debemos tener en cuenta que el perfil del sedentario es distinto al del cazador de sueños. La principal diferencia es que el cazador de sueños tiene un hábito creado y ya ha superado la fase en la que ha de luchar contra sí mismo para salir a entrenar por lo que nuestro trabajo en el aspecto psicológico va encaminado a superarse a sí mismo deportivamente, a mejorar su propia marca porque ya sabe que es capaz de competir, ya tiene un hábito de entrenamiento y nuestro objetivo no es que entrene sino que se supere en una competición. Los entrenadores somos la herramienta para mantener esa motivación siempre activa. Por contra, el trabajo que tenemos que realizar con el sedentario es muy distinto porque lo más importante es crear el hábito de entrenar. Un sedentario puede moverse por modas o momentos puntuales de su vida que le empujen a practicar deporte y por ello es fácil que abandone. Lo primero que debemos hacerle entender es que la vida sedentaria no beneficia en nada y que solo por salud hay que moverse. Además de esto, tendremos en cuenta el perfil de cada uno de nuestros sedentarios porque aunque todos pertenezcan al mismo grupo son personas distintas con circunstancias distintas. Nuestro objetivo principal será que cumpla semana a semana con cada entrenamiento para finalmente culminar en una competición y de este modo pasar a ser un cazador de sueños.

Resumiendo, nuestro trabajo como entrenadores no tiene que limitarse al entrenamiento puro y duro sino que debemos buscar la forma de conectar con nuestro sedentario a nivel psicológico entendiendo sus circunstancias para poder sacar mayor partido a sus sesiones, generándole la necesidad de entrenar y por tanto una motivación y la única forma es planteando objetivos a corto, medio y largo plazo porque aunque la satisfacción de consigue alcanzando la cima de la montaña, antes hay que escalarla y ese recorrido es igual o más importante.


¿Año Nuevo, Vida Nueva? ¿Cómo Cumplir los Nuevos Propósitos?

El fin de año hace, de forma inevitable, que reflexionemos sobre todo un ciclo, que hagamos balance sobre el año que sale y que nos planteemos cambiar algunos hábitos para mejorar nuestra vida, en definitiva, hacer la famosa lista de propósitos para el año nuevo. Los más comunes: aprender idiomas, dejar de fumar, perder peso (hacer dieta) o hacer ejercicio.

Como licenciada en ciencias de la actividad física y del deporte me interesan mucho los dos últimos y voy a explicar porque en ocasiones esos propósitos se quedan en una lista y no llegan a materializarse.

Cuando uno no está acostumbrado a realizar una determinada actividad (en este caso dieta o ejercicio) es normal que cueste empezarla, hay que crear un hábito que se terminará convirtiendo en en una rutina. Esto es fácil de decir pero más difícil de conseguir porque entra en juego la motivación. Hay que plantearse objetivos reales a corto, medio y largo plazo para que, sin darnos apenas cuenta, hagamos del hábito una rutina. El ser humano es el que se plantea sus límites, uno ha de ser consciente de sus virtudes y sus defectos y con ello ir superándose día a día. Uno de los principales motivos por los que no se llegan a cumplir esos propósitos es la falta de motivación, no obtener resultados y esto ocurre porque los objetivos planteados no son reales o están muy alejados en el tiempo.

Hablando en concreto sobre hacer dieta o ejercicio, hay que tener en cuenta que no es simplemente dejar de comer o ponerse unas zapatillas y salir a correr. Antes que nada hay que ser consciente que el cuerpo humano funciona a base de reacciones químicas y que toda acción tiene una reacción. Así, no es lo mismo correr de forma continua durante 40 minutos a una intensidad suave que hacer series de 100 metros y cada uno de estos entrenamientos conlleva una adaptación distinta en el organismo; igual que no es lo mismo hacer una dieta de 1500 Kcal con un porcentaje de hidratos del 50% que una de 1500 pero con un porcentaje del 25%. Por ello el primer paso para poder cumplir estos propósitos sería ponerse en manos de un profesional.

Dicho esto, y entrando un poco en el campo de la fisiología, es interesante desmitificar cosas como que hacer dieta es dejar de comer o restringir alimentos o que correr adelgaza. Una dieta ha de ser equilibrada y más aún si va a ir acompañada de ejercicio. Dejar de comer lo único que hace es ralentizar el metabolismo ya que cada vez trabaja menos, dificultando así la pérdida de peso.

Un error común es dejar de comer hidratos de carbono (pan, cereales, pasta…) y digo error porque aunque el objetivo sea perder peso, debe haber un porcentaje mínimo de hidratos presente en la dieta que son los que van a servir de “combustible” al organismo, por eso la dieta debe ir acorde al deporte o disciplina que se practique.

Por otro lado, pensar que correr adelgaza es simplificar demasiado algo tan complejo como la teoría del entrenamiento. Correr adelgazará si se ajustan de forma correcta variables como carga, intensidad, volumen, descanso, dieta o suplementación. Lo primero para cumplir el objetivo de hacer ejercicio, será elegir el ejercicio que más motive a cada uno consiguiendo así un plus que hará que la idea de hacer ejercicio sea más positiva. Una vez elegido el deporte, el profesional deberá ajustar todas las variables para conseguir los objetivos que cada uno se plantea.

Concluyendo, creo que estos propósitos no pueden cumplirse si la persona que los quiere conseguir no acude a un profesional. Tienen una gran repercusión sobre la salud y cualquier desajuste puede tener consecuencias bastante serias. Por otro lado, si uno realmente quiere conseguirlos tener ese profesional al lado le generará una motivación extra y al final terminará convirtiendo el propósito en rutina dejando un amplio margen de mejora, nuevos objetivos y nuevo límites que ir superando.

Por Ainoa Roldán

Si te ha parecido interesante este artículo y te gustaría tener un entrend@r profesional altamente cualificad@, tenemos una buena noticia para ti! Por estar registrado en www. apadrinaunsedentario.com te ofrecemos la ¡Primera mensualidad gratuita! ¡ya no tienes excusas!  Aprovecha esta oportunidad para mejorar definitivamente tu vida, ¡te estamos esperando! registrate y elige ya a tu facilitador de sueños!


Pablo Gálvez, pasión por la naturaleza

Hola! Bueno me presento para que sepáis algo más de mí, me llamo Pablo, tengo 22 años y vivo en un pueblo de Málaga llamado Campillos.

En lo personal, decir que me encanta aprovechar todas las oportunidades que se presentan para ayudar a los demás, sea de una forma u otra. ¡Por cierto! Siempre me verás con una sonrisa, y es que disfruto de cada cosa que hago y eso se refleja.

Mi respeto hacia los demás y mi pasión por la naturaleza vienen sin duda gracias a la educación que han dado mis padres desde muy pequeño, con salidas continuas a la montaña y sabiendo transmitir a la perfección ese respeto por el entorno que me rodea.

Tengo la suerte de contar con ellos en el 100% de las locuras que se me ocurren ¡Eso no tiene precio!

Hace más de año y medio que decidí llevar una alimentación vegana, y es que aunque tarde en darme cuenta, he aprendido que nadie debe sufrir en mi beneficio, ya que no me considero superior a nadie, ni a nada. Gracias a esta decisión tengo la consciencia tranquila y sé que respeto mis valores.

La verdad es que no recuerdo la razón exacta por la que empecé a correr, pero en 2013 cuando terminaba de escalar con los amigos, salíamos a correr unos 30’ y sin darme cuenta un día estaba apuntado en la ½ Maratón de Málaga. Ya no había vuelta atrás, estaba enganchado y de nuevo sin haberlo esperado me encontré sobre la línea de salida de una maratón de montaña y nocturna. Aunque esos fueron mis primeros pasitos en esto de correr, no fue hasta Mayo de 2013 cuando decidí ponerme enserio tras ver el video de Transvulcania y apuntarme sin dudarlo. Durante toda esa temporada y este 2014 he aprendido muchísimo.

Han sido todas las personas que he conocido y todas las experiencias vividas desde entonces las que me han llevado a la conclusión de que este es el rumbo que quiero tomar en mi vida y es eso sin duda mi mayor motivación para seguir superándome cada día e intentar irme a la cama sabiendo que estoy un poco más cerca de cumplir mis sueños.

Mis mayores éxitos deportivos, no por el tiempo o la posición, sino por la satisfacción personal, han sido conseguir ser finisher de Transvulcania’14 (74km +4700m) y del Cto.de Andalucía de UltraTrail, Gran Vuelta Valle del Genal’14 (132km +7000m).
2015 se presenta muy interesante, será un año de cumplir sueños y grandes retos deportivos.


¿Activo o Sedentario? Salud o Enfermedad

La inactividad física es un grave problema de salud pública que afecta al 60% de la población mundial. Se trata del principal factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, primera causa de mortalidad, con 17,2 millones de muertes en el mundo y 300.000 en España. El sedentarismo aumenta exponencialmente el riesgo de obesidad, hipertensión arterial, diabetes de tipo II, osteoporosis, depresión y ansiedad, también de algunos tipos de cáncer (colon, mama…). Los estilos de vida sedentarios son una importante causa de mortalidad, morbilidad y discapacidad. Sí, el sedentarismo enferma y mata,¿por qué es tan difícil elegir formas de vida más saludables para la gran mayoría?

Diversos son los motivos por los cuales las personas sedentarias no se mueven hacia una vida activa. Muchos no toman conciencia de que su actividad física no es suficiente para mejorar su salud, piensan que ser activo es trabajar todo el día y llegar agotados a casa, pero realmente no lo son. Actualmente, la actividad física en el trabajo y en la vida cotidiana ha ido disminuyendo debido a los adelantos tecnológicos que nos hacen la vida más “sencilla” y “cómoda”. Vivimos en una sociedad apoltronada en “la ley del mínimo esfuerzo físico”; por eso, ahora más que nunca, es imprescindible el ejercicio físico regular.. La falta de tiempo junto al estrés de la vida diaria es la excusa para otros que, aunque sí son conscientes de su inactividad no programan tiempo suficiente para el cuidado físico. El tiempo es lo más valioso que se puede gastar, ¿qué mejor que invertirlo en salud? Y, por último, los que son adictos al mando a distancia, al sofá, al automóvil, al ascensor…, es decir, al mínimo esfuerzo, además de ver el deporte como un gran sacrificio y esfuerzo, para nada debe ser así. Los “deportistas regulares” ven en el ejercicio un placer e incluso una pasión, seguro que a tu alrededor, entre tus amigos y familiares, tienes buenos ejemplos de deportistas que están enganchados a la vida activa y a sus infinitos beneficios.

El ejercicio previene, trata y rehabilita enfermedades cardiovasculares, degenerativas y crónicas: reduce el colesterol y los triglicéridos, regula el peso y trata la obesidad, es beneficioso para la artrosis, la artritis y la osteoporosis; ayuda a disminuir el estrés, la ansiedad, favorece la concentración, la agilidad mental, facilita la relajación, mejora la condición física… En definitiva, la actividad física regular mejora tu calidad de vida, tu bienestar social, físico, psicológico y emocional y, además, aumenta la esperanza de vida. Ser activo es verse bien y sentirse mejor, es salud, vitalidad, juventud, optimismo, independencia a cualquier edad, es pensar en el futuro y disfrutar el presente, es inteligentemente indispensable. Sin embargo, el sedentarismo es jugar a la ruleta de la decadencia progresiva y la enfermedad, es mayor probabilidad de depresión, irritabilidad, es envejecer rápidamente… y debe ser urgentemente reemplazable. Dejar atrás una vida sedentaria es una medida que sólo te aporta beneficios.

Decisión, objetivos a corto plazo, motivación constante, paciencia, un mínimo de fuerza de voluntad y asesoramiento para que el entrenamiento sea personalizado, adecuado y saludable, son claves para engancharte con éxito a la práctica regular del ejercicio físico y, saborear así, todas sus bondades.

El cuerpo humano ha sido diseñado para moverse y requiere por tanto actividad física regular para mantenerse funcional y evitar enfermar. No importa la edad que tengas, o que tu forma física sea “débil”, es el momento de vencer a la pereza, de luchar por ser activo y tener una vida más placentera, engánchate al ejercicio físico regular y disfruta de llevar un estilo de vida sano, te permitirá afrontar todos los acontecimientos de tu existencia con mejor disposición. Decídete ya, no esperes más sentado y muévete hacia una vida mejor.

Octavio Pérez, facilitador de sueños en Apadrina Un Sedentario