Archivo de la etiqueta: octavio pérez

Lo que se busca, se encuentra.

Hace unas semanas Octavio me comentó que hacía tiempo que tenía en mente un proyecto, el cual tenía pensado lanzarlo este mes de Diciembre y contaba conmigo para ser partícipe del mismo. Justamente me lo pidió una persona a la que no puedo negarle nada…. le debo tanto…. en fín, ha llegado el momento del lanzamiento “ Apadrina un sedentario”. Aún me sigo preguntando… ¿ porqué yo ¿???….
Hasta hace casi tres años mi única afición era caminar por la montaña y jugar al squash; era feliz jugando un par de días a la semana, y si alguien me preguntaba si hacía deporte, enseguida le contestaba que sí… ( madre mía como somos…)., con un par de días a la semana me daba por satisfecho. Mi peso por aquel entonces era de 85-87 kgs, e incluso llegué a los 94, de los 78 kg que peso actualmente. Hacía unos años que padecía de la rodilla izquierda, e incluso fui a un traumatólogo que me recomendó nada de correr y medicación de por vida….En el 2011 me diagnosticaron un problemilla en la próstata, y dicho “ problemilla” gracias a Dios, lo pudieron cortar de raíz y a tiempo. Fue a partir de ahí cuando cambió mi “chip”, a veces pienso que si me pusieron alguna pila o algo por el estilo, ya que me cambió la mentalidad. ¿ porqué no hacer lo que a uno realmente le gustaría hacer?.. para qué medicarme de por vida, y no hacer lo que me gustaría hacer? . Recuerdo como si fuera ahora que me operaron en Mayo, y al mes siguiente coincidí con Lucas Gisbert, una persona que apenas conocía , y me comentó que venía de terminar el Ironman de Niza y que fue una experiencia inolvidable. Yo no había oído hablar nunca de un Ironman, no sabía ni lo que era un triatlón, pero me picó la curiosidad de cómo podía la gente llegar a hacer semejante prueba… menuda locura. En unas semanas quedé con él para almorzar e interesarme en saber cómo y quién le había ayudado a preparar dicha prueba. Me habló de Octavio, y terminando de almorzar ya estábamos llamándole por si podría ayudarme a ponerme un poco en forma. Por aquel entonces desconocía que habían profesionales que se dedicaban a preparar a gente “ normal”, que nunca habían hecho prácticamente deporte. Tras darme un sí como respuesta, me dio un subidón de adrenalina increíble; me seducía muchísimo el tener la responsabilidad de cumplir con el plan de entrenamiento que me pondría. El objetivo que me había metido entre ceja y ceja era el poder cumplir con el “circuito de la volta a peu de la Marina Alta”. La idea de la que parto no es intentar hacer tiempos, sino el poder cumplir con una ilusión. Aún recuerdo el primer entreno: era cubrir una distancia de 5 kms al trote, los cuales no pude terminar, y tuve que volver a casa andando totalmente ahogado ¡¡…dónde iba yo?-.. poco a poco y con distancias bastantes cortas es como empecé a “ trotar”. .. llegaron las San Silvestres y ya me apunté a alguna ; llegaba muerto, pero llegaba. Los dolores que tenía de rodilla fueron disminuyendo gracias a poder compaginar la natación con la bicicleta y el correr. Una vez pude completar las carreras del circuito de la Marina Alta, un día hablando con Kika Pineda, me planteé el hacer el triatlón de Valencia ( supersprint)… jajaja,,, la distancia a nado eran 350m y yo la terminé nadando de espaldas… ¡ no podía ¡¡¡….La ilusión por los entrenos diarios no desistía, hasta que al año siguiente decidí sacrificar las fiestas de moros y cristianos de mi localidad para participar en el Triatlon Sprint de Andorra. Buscaba unas mini-vacaciones en familia y también disfrutar del deporte. Fue tan gratificante que al terminar, me apunté al Triatlón Olímpico de Valencia que era 2 meses más tarde….una verdadera locura, conseguí terminarlo, y al finalizarlo estaba en una nube… ahí estaba yo con mi medalla de finisher, que ni Cristiano Ronaldo estaría tan contento con su balón de oro. Ese mismo año me apunté a la media maratón de Valencia; tardé 2h10’, y ni los keniatas estaban tan contentos como yo. A partir de ahí, decidí prepararme un maratón de montaña y 3 días antes tuve una lesión de cintilla que no me dejaba ni subir escaleras. Creo que me pasó por bien, ya que no se si podría haberla terminado debido a los problemas de rodillas. Fueron momentos muy delicados, ya que tenía que estar en reposo ( bueno algo de natación había). Estaba totalmente inquieto, ya que para este año necesitaba algo con un “plus”. Le comenté a Octavio si podría hacer frente al Maratón de Valencia….42 kms!!,, él me dijo que me apuntara, y seguro que lo conseguiríamos. Tardé varias semanas para lanzarme al ruedo y apretar el “enter “ del ordenador… ya estaba inscrito ¡¡¡. Tenía por delante tan solo 2 meses ( aunque ya llevaba algo de tiempo entrenando sin nada específico). Entre medias apareció la Media de Valencia, la cual conseguí finalizarla rebajando 9 minutos la marca del año anterior. Los entrenamientos para la maratón fueron super gratificantes, me los disfrutaba un montón, casi hasta el límite de que me daba igual hacer la maratón que no. Llegaba el día de la gran prueba y los nervios me superaban. Lo peor de todo la semana de la prueba: todo eran molestias y dudas,.. horrible, sin embargo el día de la carrera, más tranquilo que unas pascuas. Cuando crucé la línea de salida no pensé lo que tenía por delante, fui a saborear cada km que corría en compañía de mi amigo Kiko Moya, y lo más bonito de todo es que conseguí una satisfacción personal increíble, tanto por la prueba conseguida, como por haberla realizado con mi amigo. Estoy seguro que esto del deporte une personas.
Un poquito largo, pero he querido describir a grandes rasgos mis inicios y mis pequeños logros personales en este mundo del deporte. También he tenido momentos muy duros , de no saber dónde estaba, y de creer que no progresaba, e incluso de abandonar alguna prueba por momentos de flaqueza.
Me gusta tener presente siempre que “ lo que se busca se encuentra”, y “ si no vas, no llegas