Archivo de la etiqueta: rafa moral

Rafa Moral, como bandera para superarse.

La historia que contamos hoy podría ser la de muchas personas. Personas que vivían una vida poco saludable pero que quisieron cambiar sus hábitos; vivir experiencias que ellos mismos se estaban negando, las cuales son capaces de hacerte sentir realmente vivo. Hoy descubrimos a Rafa Moral Rodríguez, o “Rafa bichero” como suelen llamarle. La superación llama a nuestra puerta para demostrarnos que nada es imposible. Los mayores héroes son desconocidos, y muchos de ellos se encuentran entre nosotros. Rafa Bichero es uno de ellos. ¿El motivo? No todos consiguen perder 20 kilos en dos meses y pasar de correr 8 km acabando exhausto a terminar un Ultra trail de más de 61 kilómetros. ¿No es digno de un ser de otro planeta?   Hoy Rafa Bichero es un Ultra trail Runner, y al echar la vista atrás le sobresale una media sonrisa, porque es consciente de cómo ha cambiado su vida. Pertenece al Centro Excursionista Cocentaina y al de Espeleo y Barrancos, y junto con sus amigos se ha formado un grupo, al que han llamado con el simpático sobrenombre de “Los mochilos escozios”. Con ellos ha subido al Mulhacén ( 3.479m), al Picón de Jerez (3090m), o al Toubkal, el pico más alto de Marruecos (4.167m).
Lo que para un deportista nato es el pan de cada día, para Rafa fue un proceso largo, de mucho sacrificio y muchas horas. Su preparación, en parte por el remordimiento de su sobrepeso, era muy esporádica y dispersa, si es que a lo que él hacía se le podía llamar “preparación”: Es más, ni se le ocurría correr por montaña “lo veía casi imposible porque debido a mi peso me costaba hasta caminar por montaña, imagínate correr….” pero poco a poco fue perdiendo ese miedo, y después de unos meses corriendo por asfalto -o intentándolo-, llegando a hacerlo tan solo dos o tres veces al mes y no más de 8 km antes de acabar rendido, decidió correr una media maratónen su ciudad natal (Alcoy), y la terminó en casi dos horas… ¡con más de 90 kg! Y parece que le empezó a gustar eso de mover el esqueleto, porque al poco tiempo disputó una carrera de montaña en la misma localidad, en la que después de entrenar poco, y con más de 85 kg, hizo un tiempo de 2h y 16 minutos (¡Este año ha realizado la misma carrera bajando la marca en 20 minutos!). Ni él mismo se imaginaba la meteórica progresión que iba a tener:

“Después de mi boda y con más de 85 kg no me tomaba nada enserio, todo lo hacía a medias y pensé que con un entrenador que me guiara, todo iría mejor. En ese momento hablé con mi primo Isra García y él fue el que me aconsejó sobre Octavio y a partir de ahí todo vino solo. Después de un tiempo surgió la idea de preparar algo grande MI PRIMER ULTRA.

Escasos 2 meses y medio para preparar una prueba tan exigente. “Este tio está loco”, pensó Rafa sobre el míster Octavio, pero poco a poco le fue contagiando esa motivación, y en apenas dos meses pesaba ya casi 20 kg menos, y era finisher en el Ultra Trail de Chiva (61km en 8 horas y 21 minutos). Para Rafa su mayor motivación ha sido su mujer, Rebeca. Ella ha sido quién mayor paciencia ha tenido con las dietas y los entrenamientos. Ella ha sido su apoyo, su compañera, su confidente y su mayor fuerza cuando las ganas le fallaban. Asegura que sin ella y sin su ánimo esta gesta no hubiera sido posible:  ”ha creído en mi más que yo mismo”. Y la otra motivación que mueve a Rafa a superarse es su amor por la montaña:“Cuando no me encuentro bien, ella es la que me calma, la que me centra y la que me motiva. Me encantaescuchar su silencio y la paz que tengo cuando corro es una de mis motivaciones, me hace sentir un trocito de ella, mis problemas desaparecen; soy feliz”. Desde la “Pujà al Montcabrer d’Alcoy (su primera carrera), el esfuerzo ha abanderado el día a día de este hombre, que asegura, pese a que no ha sido nada fácil, que ha cambiado sus hábitos para adaptarse a esta nueva forma de vida: “antes me costaba levantarme para trabajar y ahora mismo hay días que a las 5 de la mañana ya estoy corriendo, para tener la tarde libre y disfrutarla con mi mujer”. Y en este proceso, Rafa también agradece a los otros deportistas de Octavio haber aportado su granito de arena para conseguir que hoy sea el deportista que es: “una de las mejores experiencias fue el Trainning Camp de Bañeres, codearme con los más grandes y compartir experiencias en la hoguera fue increíble;  aprendí muchísimo de cada uno de ellos y me llevé grandes amigos”. Los entrenamientos son acordes a sus objetivos: duros e intensos; pero eso no quita que disfrute con ellos. No suele perdonar ningún día, y si lo hace, lo utiliza para salir con la bici, lo que vendría a ser un “descanso activo”. Al final de la semana acumula la friolera de 85-100 km recorridos:  ”En mi vocabulario ya no existe eso de que no tengo tiempo, siempre se tiene tiempo si uno tiene ganas”. Asegura que lo más duro son esos días en los que no le apetece entrenar pero sabe que tiene que hacerlo; cuando llueve a mares y tiene que salir a la intemperie; cuando el frío se cala en los huesos pero se levanta a las 5 de la mañana para realizar su entrenamiento; cuando pierde la motivación y piensa… “¿Todo esto servirá para algo?” porque aparte de entrenar físicamente, un ultrafondista ha de cuidar tanto o más el aspecto psicológico. Y vaya que si sirve… la satisfacción se ve materializada cuando recuerda que gracias a ello ha perdido peso, que ha conseguido llegar entre los 50 primeros a la línea de meta, que corre más rápido… pero sobre todo esa complicidad que llega a sentir cuando está junto a la montaña y ver lo orgullosa que llega a estar su mujer de él.

 

Sus sueños son ambiciosos: lograr algún podio en un Ultra Trail, o correr alguna carrera de más de 100 km como podría ser Cavalls del Vent. Pero se conforma con poder seguir disfrutando durante mucho tiempo de las sensaciones que le invaden cuando está en la montaña. Si le preguntamos si recomendaría esta aventura a otras personas no lo duda un instante: “Claro que sí, a mi me ha cambiado la vida, soy más paciente, ya no hay barreras, confío en mi mismo, ha subido mi autoestima, me ayuda a estar bien físicamente, a relajarme, a encontrarse a uno mismo. Hay que pensar que puedes hacerlo y que nunca es tarde“. Hoy, a Rafa le invade un sentimiento de satisfacción plena, pues asegura que este nuevo modelo de vida ha conseguido que se sienta mejor consigo mismo y con los que le rodean, y asegura que el esfuerzo le ha hecho entender que no hay límites más allá de donde uno se los pone: “he conseguido eliminar muchas barreras de mi vida que yo mismo me puse hace años”. Es una fuente de inspiración para todos aquellos que se acomodan en el “no puedo”, “nunca lo conseguiría” o “es imposible”.

Rafa Bichero; una persona que haciendo honor a su apellido encontró la “moral” para dar un giro de 360º en su vida, apostando por cumplir metas que en un principio ni siquiera se hubiera podido imaginar. A veces, las mayores muestras de superación las tenemos delante de nuestras narices, y gracias a gente como Rafa podemos empezar a creer en nosotros mismos, y a comprender que nada es imposible si uno trabajar duro en ello.

Espero  que esta historia pueda inspirar  a los que empiezan a luchar por sus sueños.

Articulo escrito por José Luis Lagardera el 21 de junio del 2013,

Rafa Moral, ha continuado hasta el día de hoy corriendo ultras de más de 100Km y  consiguiendo sueños “inimaginables” gracias a su capacidad de superación y la confianza inquebrantable en si mismo.

¡Gracias por ser un ejemplo para todos!

Conoce más de Rafa Moral y de nuestro proyecto en www.apadrinaunsedentario.com y mantente informado de nuestras novedades: facebook.com/apadrinaunsedentario  twitter.com/apadrinasedenta y en nuestro canal de youtube