• info@apadrinaunsedentario.com

Life Your Dreams

Warning: Illegal string offset 'my_title' in /usr/home/apadrinaunsedentario.com/web/wp-content/plugins/dpArticleShare/includes/core.php on line 66 Warning: Illegal string offset 'my_url' in /usr/home/apadrinaunsedentario.com/web/wp-content/plugins/dpArticleShare/includes/core.php on line 67
5499db0d8019f

Mi historia es como la de muchas otras personas, un dia tocas fondo y te pones a correr, no sabes muy bien porque pero corres. Lo haces sin pensar solo corres quiza lo haces por eso, para no pensar.
El primer dia apenas alcanzas unos metros y te sientes peor, ves que ya no eres lo que solias ser, que tu estado de forma es pesimo pero correr hace que te sientas bien y sigues intentandolo, un dia, otro dia y otro dia como si corriendo los problemas te resbalaran por la piel junto con el sudor.
No sabes como pero en ese momento solo piensas que llegue la hora de correr, no importa la hora que sea, ni si es de dia o de noche, corres cada vez mas rapido para que tus problemas no te alcancen, no huyes,tan solo intentas que no te alcancen. A veces corres con musica, otras con el sonido de tus zapatillas en el asfalto, y otras muchas acompañado con los fantasmas en tu cabeza, que te recuerdan que eres un mierda, y lloras y corres o lloras corriendo o corres llorando no se muy bien pero sientes.
Sientes rabia, felicidad y corres, no paras de correr y llega el dia que te crees con licencia o con la necesidad de ponerte un reto, de que correr no sea solo escapar, o que no te alcancen sino que te lleve a algo, a una meta, quiza buscas eso una meta, una transformacion un algo que no sabes muy bien que es pero ese dia sin darte cuenta te has encontrado, solo tenias que buscarte.
Aun recuerdo ese dia, era el 31 de agosto de 2013 un dia cualquiera para el resto del mundo, pero no para mi. Ese dia buscando por la red alguna carrera, algun pequeño reto, algo que me llevara a superarme, algo que me guiara en esa transformacion, no sabia muy bien que buscaba, pero buscaba algo. Como todas las grandes cosas, empiezan por algo pequeño y las casualidades y la inconsciencia del que escribe fueron haciendolo grande, muy grande. No se muy bien porque o mas bien como pero termine el dia inscrito a una maratón, 42km, pero si eso me parecia poco era una maraton de montaña con +1800m de desnivel acumulado y si a eso le sumas que se celebraba el 19 de octubre, es dificil no tacharlo de locura.
Recuerdo la emocion nada mas pulsar el click de confirmacion en la pantalla del ordenador, seguido del acojone extremo cuando fui, bueno crei ser consciente de donde me habia metido. Ya estaba hecho, ahora ya tenia mi meta, mi objetivo y no podia fallar, no podia fallarme, el liston estaba alto, muy alto, era el tiempo de esforzarme al maximo para lograrlo.
Ahora correr iba a pasar de ser una via para escapar, a ser una via para encontrarme, para perseguir, un sueño, o quiza una locura pero al fin y al cabo, ahora corria por algo, corria por mi.
Esa noche en la cena no puedo olvidar la cara de mi padre cuando, con toda la ilusion de un niño le conte mi plan, bueno “el plan”, el queria apoyarme, aunque en su cara se podia ver que se me habia ido de las manos.
Al dia siguiente todavia con la emocion me apunte al gimnasio, tenia un mes y medio para perder peso y conseguir mi objetivo. Esta es otra de aquellas decisiones que tomas en tu vida sin pensar, por casualidad, por hazares del destino y sin darte cuenta cambia completamente tu vida, tu destino, y hasta tus prioridades de arriba abajo.
Pues alli estaba el gordito con 117kg explicandole al monitor “el plan”, esta locura, ser finisher de una maraton de montaña. Podeis imaginaros la cara del tipo cuando lo siguiente que dije fue que solo tenia mes y medio para hacerlo, no se rio pero se que en su cabeza pensaba que no podria hacerlo ni aunque ese dia se alinearan los planetas y la diosa de la fortuna me llevara en brazos hasta la meta. Pero es aqui cuando aprendi sin darme cuenta la primera leccion del camino,
“nada sobre esta tierra puede detener al hombre con la correcta actitud mental para afrontar su vida….” Thomas Jefferson

Si tu crees en ti, pero hablo de creer de verdad, de verte haciendolo, de que cada minuto, cada segundo en lo mas profundo de tu ser no exista ni una sola duda de que nada ni nadie te separara de tu meta, de tu objetivo, de tu sueño y es ahi cuando lo siguiente que escuche fue “bueno si no lo terminas por lo menos lo habras intentado” aqui aprendi la segunda leccion, como una bofetada que no has visto venir. Los conformistas intentan las cosas, salen con el colchon por si no lo logran, por lo menos lo intentaron, y antes de empezar, ya salen derrotados. Los sueños no se intentan los sueños se hacen, “hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes” esto me lo grabe a fuego, yo no estaba entrenando, esforzandome al maximo cada dia para intentarlo, yo salia cada dia para hacerlo, cada gota de sudor, cada lagrima eran derramadas para alcanzar mi sueño.

Fue el mes y medio mas duro e ilusionante hasta la fecha, duros entrenos y estricta dieta, otra vez tenia ilusion por algo, porque llegara ese dia y poder demostrarme a mi mismo y al resto que podia soñar, que podia hacer algo grande. Que no basta con querer hacerlo, querer es el principio, despues llega el esfuerzo y el sacrificio para lograrlo, en la medida del esfuerzo se encuentra la grandeza del resultado.

Y por fin llega el dia de la carrera, consegui perder 7kg en el proceso, desayunando aquella mañana con los ojos brillantes por la emocion y el miedo, la mirada perdida y una sola imagen en mi cabeza, cruzar esa meta cueste lo que cueste.

En la linea de salida junto a mi padre, que miraba al resto de participantes y me decia ¿estas seguro? ¿que todos son atletas?. El tiempo no acompañaba para nada, parecia que el destino estaba en mi contra y queria ponermelo dificil. Mucha lluvia y niebla, desde la megafonia se escuchaba que podria haber cambios en el recorrido por la climatologia adversa, miraba a mi padre y podia ver la preocupacion en sus ojos, pero algo me decia que todo esto solo iba hacer que esto pasara de ser grande a ser epico.

Llega la hora de la salida, abrazo a mi padre, “nos vemos en la meta” le digo, quiero parecer tranquilo para que no se preocupe pero por dentro estoy acojonado, es justo cuando empieza mi cabeza a pensar, buff!! 42 kilometros durisimos por delante, Quiza esta toalla sea muy grande para mi….dan la salida y no tengo tiempo de pensar mas, empiezo a correr… los primeros metros siento la ilusion, me siento vivo, pero enseguida me llevo mi dosis de realidad, empiezan las primeras cuestas, esto va a ser muy duro, son 10km de ascension, pero voy en un grupo grande de corredores y aunque hay bastante niebla me encuentro bien. El verdadero calvario comienza a partir del kilometro 20, las piernas no van, estoy en un avituallamiento con el bote de reflex, pensando ¿si has llegado hasta aqui? Ya te vas a rendir?? Como algo de fruta y empiezo de nuevo a correr, bueno si ha eso se le puede llamar correr, mi cuerpo esta en modo supervivencia, voy avanzando completamente solo, solo puedo ver un corredor a lo lejos y otro detras tambien a bastante distancia.
Me marco como objetivo que no me coja el que viene e intentar ir a por el que esta delante. Van pasando los kilometros, hace frio y todavia hay zonas con niebla. Llego al siguiente avituallamiento, kilometro 28, le pregunto al chico si es duro lo que me queda, “tranquilo unos 800m de subida y ya todo bajada hasta la meta” me motivo y empiezo a subir, es una zona de cortafuegos en la que se ve totalmente la subida, agacho la cabeza y pienso tira, tira, tira, tira, tira…. llego hasta arriba hay una zona de arboles, una esplanada llana y comienza la lluvia. La cabeza ya solo piensa en la meta, ni la lluvia ni el viento que hacian podia separarme de mi objetivo o eso creia yo, no sabia lo que me esperaba.
Corro como unos 600m por el llano entre los arboles y derepente, veo una subida como de 1km con un desnivel muy fuerte, era otro cortafuegos, con el terreno de arena muy suelta, pisabas y hundias toda la zapatilla. La lluvia empieza a ser torrencial y el viento se une a la fiesta sorpresa. Me hundi completamente, me sente en el suelo, con la cabeza metida en la capucha del cortavientos y empece a llorar, es dificil explicar como puedes pasar de estar arriba a estar abajo por una simple cuesta, pero parecia que iba a poder conmigo, la miraba y creia que eso era el fin, que hasta ahi habia llegado.

Pasados unos minutos me dije esto no puede quedar asi, me acorde de una de esas frases miticas que escuchas o lees, no le haces mucho caso pero piensas, para algo servira esto, y si que sirvio “Puedes continuar para terminar la carrera y las piernas te dolerán por una semana o puedes renunciar y tu mente te dolerá por toda la vida.” Mark Allen

Me levante y pasito a pasito, fui subiendo, poquito a poquito, bajo la lluvia y con el viento en contra pero seguia adelante. Mis ojos transformaron las lagrimas por emocion, veia aquella cima cada vez mas cerca y me sentia orgulloso de haber sabido reponerme. Cuando llegue arriba recuerdo que levante los brazos, mire arriba y grite con todas mis fuerzas, saque toda la rabia contenida, completamente empapado, pero me sentia grande, estaba dejando mi otro yo en cada pasito que daba, no era consciente de que algo iba a cambiar, pero ya habia cambiado.

Continuo por el sendero, mi cabeza era una bomba, mil cosas pasaban por ella, tantas que me pase una señal del balizado de la organizacion y me perdi un par de kilometros en un pequeño bosque en los que bajando me cai, un resbalon con la hierba mojada, pero que no tuvo mas consecuencias. Segui bajando hasta encontrar denuevo el camino bueno de la carrera justo habia corrido paralelo a el, coincidiendo con el ultimo avituallamiento. Ya solo me quedaban 8km y era todo bajada, alli en el suelo habia otro corredor, le di animos para seguir, le tendi la mano para que se levantara y empezamos a correr juntos.
Es dificil explicar todas las sensaciones que me invadian en aquellos momentos, recordaba a mi abuelo que hacia unos meses se habia ido, se que el corrio a mi lado, me habia empujado hasta la meta, y en los peores momentos él me levantaba para seguir, estaba feliz porque estaba apunto de conseguirlo, y triste porque el no lo iba a ver, aunque se, estoy completamente seguro que aquel dia cruzamos la meta juntos.

Totalmente agotado, con dolores en todo el cuerpo, fuimos bajando el otro corredor y yo, cuando tan solo nos quedaba el ultimo kilometro, me dijo que siguiera, que el llegaba pero que no podia mas, recuerdo que le dije te espero en la meta no me falles, y segui corriendo, ahora no podia contener las lagrimas, la gente que habia por el recorrido me animaba, a lo lejos veo a mi padre, llevaba cinco horas esperandome, al verme empezo a saltar de alegria, corria a mi lado, gritandome, fue un momento increible y por fin el arco de meta, de mi primera meta, tantas emociones en algo tan simple como cruzar ese arco, es imposible describir lo que vivi, pero en ese momento abrazado a mi padre sabia que esta carrera no era una meta habia sido mucho mas. Un comienzo para algo mucho mas grande, estaba feliz, simplemente feliz, habia sufrido mucho pero lo habia logrado, aqui es cuando sin quererlo acababa de poner en practica la leccion mas importante de todas”Quien elije el camino del corazon no se equivoca nunca” Popol Vuh.
Habia puesto mi corazon, y mi alma en este sueño que ya colgaba en forma de medalla de mi cuello.

Estuve esperando en la meta al corredor, que llego a los pocos minutos, segun me vio me abrazo y me dijo” he llegado aqui gracias a ti” en ese momento me di cuenta que las carreras de larga distancia esconden grandes personas, es brutal la conexion que puedes llegar a tener con alguien al que no conoces de nada, pero que tiene el mismo sueño que tu, se ha esforzado tanto o mas que tu en llegar a la meta.

Es increible el poder de la mente humana, fue cruzar la linea de meta y mi cuerpo dijo basta, no podia creerlo pero no podia dar ni un paso mas, el dolor en las piernas me lo impedia, es alucinante como es capaz nuestra mente de llevar nuestro cuerpo al limite, borrar el dolor y una vez logrado el objetivo sentir las consecuencias en nuestras carnes.

Pasados unos dias, ya recuperado del esfuerzo y siendo ya consciente de lo que habia hecho decidi volver al gym. Y alli estaba ese monitor que al verme no pudo contener la emocion, sus ojos brillaban sabiendo que aunque al principio no habia creido en mi, habia conseguido que se ilusionara conmigo, haciendole participe de esto y que lo sintiera como algo suyo tambien. Fue muy emocionante el abrazo que nos dimos al vernos, A veces olvidamos que un pequeño gesto que para nosotros resulta insignificante puede tener un efecto increible de motivacion en las personas que nos rodean, que alguien como yo, esforzandose mucho, pudiera acabar una maraton de montaña, es suficiente prueba para no ponerte mas excusas y salir a perseguir tus sueños, los que sean, de ambito laboral, personal o deportivo pero al fin y al cabo sueños, y para lograr los sueños no basta con soñar, hay que luchar y mucho, el camino hacia la cima es muy duro, pero a la vez lleno de satisfacciones que te haran empujar cada dia mas y olvidar lo que cuesta seguir subiendo.

Durante el camino siempre habra dias malos, pero es en esos dias donde de verdad se forjan los logros, los dias en los que no te rindes,que por muy dificil que se pongan las cosas apretas los dientes y continuas. Piensa donde estas y hacia donde quieres llegar, tener claro el destino es lo primero para poder recorrer el camino sin perderte. A veces el camino puede torcerse o darse la vuelta pero nunca, nunca, nunca olvides que tu eres quien dirige tu vida, y si el camino se tuerce solo tu puedes volver a coger los mandos y enderezarlo.

Despues de la experiencia que habia vivido me sentia genial, creo que habia adoptado una nueva forma de vida y queria seguir creciendo personal, fisica y mentalmente en ese camino. Mi vida habia tomado un nuevo rumbo muy diferente al que tenia y eso hacia que me sintiera vivo, ilusionado, con ganas de seguir cumpliendo sueños. Sueños que antes parecian tan lejos, tan imposibles quiza ahora habia llegado el momento de lanzarse a la aventura de alcanzarlos.

Y asi como todas las cosas que haces sin pensar, que te cambian la vida, decidi que mi proximo reto era hacer mi primer triatlon, soñaba con un ironman pero siendo sincero en aquel momento ni me lo planteaba, lo veia tan lejos, tan inalcanzable que la idea ni siquiera paso por mi cabeza.
Ahora tocaba buscar entrenador, volver a empezar a nadar, y comprarme mi primera bicicleta de carretera, ahora lo pienso y digo madre mia no sabia donde me estaba metiendo, pero en aquel momento sentia tanta confianza en mi mismo, que este era el camino que queria recorrer, no sabia si llegaria hasta el destino que me habia propuesto pero queria averiguarlo. Un año despues y muchas carreras he conseguido cumplir mi sueño ser finisher del IRONMAN DE BARCELONA y ahora me gustaria poder ayudar y compartir mi experiencia

  • cristina

    El verdadero heroísmo, consiste en convertir los sueños en realidades y las ideas en hechos..Consiste en seguir adelante a pesar de todas las adversidades. Grande historia de superación y esfuerzo. Sigue así!!Just believe in your dreams. Nothing is impossible as long as you BELIEVE.

  • David Márquez

    Todo un ejemplo de superación, constancia y pasión hacia lo que haces